Motivos para dejar atrás el típico: “Quiero adelgazar para quererme”. Y abrazarte ahora para luego todo.

Motivos para dejar atrás el típico: “Quiero adelgazar para quererme”. Y abrazarte ahora para luego todo.

El amor propio es un amor que se forja desde bebés. La autoestima se va construyendo en función del amor y palabras que vamos recibiendo durante toda la vida. Mensajes verbales o no verbales que nos van calando y según los cuales aprendemos a sentirnos personas válidas o no válidas. Según como nos dicen que somos. Según el trato que recibimos.

Y si al final pasan los años y te encuentras sufriendo porque no te quieres, tienes que pararte a pensar fríamente una cosa. Quizás, lo que crees que eres y vales, no tiene nada que ver contigo sino con lo que absorbiste de manera inconsciente. No tiene nada que ver contigo, sino con la sociedad y personas a través de las que aprendiste a no quererte. El problema no es tuyo. Bueno es tuyo hasta que te das cuentas de esto y empiezas a tomarte las cosas de manera no personal. Y empiezas a construir el yo que deseas y la vida que deseas libre de todo lo que creías que eras y que valías. Porque eso no era tuyo.

La premisa básica es que vales. Es que el amor propio no es negociable ni cuestionable. Seas como seas vales y punto. Aquí no hay más razones.

Cuando en la primera sesión pregunto: Cuéntame qué te ocurre o en qué puedo ayudarte, muchas personas me dicen Quiero adelgazar para quererme. Y es normal pensar así recibiendo el tipo de mensajes que recibimos. Aprendemos a pensar así, pero podemos aprender a pensar de otra manera. Por nuestro bienestar.

Hay que darle la vuelta al quiero adelgazar para quererme. Por eso escribo este artículo. Y pienso esto por experiencia personal y por muchísimas experiencias que otras personas han compartido conmigo en los más de diez años que llevo trabajando en esto.  

Mi propuesta es: Cultivar tu autoestima y quererte seas como seas en este momento y desde ahí comer alimentos que beneficien a tu cuerpo porque simplemente cuidas lo que quieres, y permitiéndote algún capricho porque eso también es cuidarse. De ese modo llegarás a tu peso natural de manera lateral. Mi propuesta es aprender a disfrutar de los alimentos de temporada, aprender a comer comida sana para cuidar tu intestino, tu sistema inmunitario, tu ciclo menstrual. Nada que ver con la restricción. Mi propuesta es aprender a comer sin ansia y tranquila. Mi propuesta es que no te comas las emociones sino que las sientas. Sentir las emociones es cuidarse. Nada que ver con adelgazar, aunque eso pueda ser una consecuencia. Mi propuesta sería cultivar tu autoestima sobre todo cuando no la tienes y cuidarla cuando la tienes. Porque lo que no se cuida se pierde. Mi propuesta es abrazarte para luego todo. Adelgazar o no. Y ser feliz en cada una de las posibilidades. Mi propuesta es comer para cuidarse y no para adelgazar. Aunque el acto sea el mismo, no se hace desde el mismo lugar. Y el cuerpo y la mente lo saben. Comer una naranja para que me aporte vitamina c y fortalezca el sistema inmune desde la elección no es lo mismo que comer una naranja antes de comer para luego comer menos porque quiero adelgazar desde la imposición. Qué diferente hubiera sido si desde pequeñas hubiéramos tenido una educación nutricional de este alimento es bueno para esto y para esto otro en lugar de este alimento engorda y este adelgaza. Es un cambio de perspectiva. Cambiar el centro. Cambiar el foco. Salud no es bajar peso a toda costa comiendo desde el odio y estando en guerra con una misma.

Pero, por qué motivos pienso que hay que darle la vuelta al «quiero adelgazar para quererme»:

Motivo 1. Si ahora que pesas dos, tres, diez o veinte kilos supuestamente de más no te das el valor que mereces y te lo das luego, ese amor propio será un amor dependiente. Tu amor propio dependerá de un determinado peso o de una determinada forma y eso es algo que probablemente no será constante. Es un amor insostenible.  E inalcanzable. La vida es cambio continuo. Y la perfección humana no existe. Si solo te quieres con un determinado peso y perfecta será un amor propio dependiente de esa condición. Perderías tu libertad.

Motivo 2. Si ahora que pesas 79 no te quieres, tampoco lo harás con 70 porque querrás 69. Se llama insatisfacción crónica. Y al final cuando llegues a 69 como rechazas por completo la posibilidad de pesar 79 y te desprecias en ella, el miedo a volver al punto de partida no te dejará tranquila y hará que vivas  tu alimentación con ansiedad. Y el vivir tu alimentación con ansiedad aumentará significativamente la probabilidad de engordar de nuevo.

Motivo 3. Hay muchas personas que llegan pensando que si bajan de peso se le solucionarán todos los problemas. Y no las culpo por ello porque vivimos en un entorno que en cierta medida nos transmite que la culpa de todos nuestros males es que estas gorda y no ser perfectas. Hace poco ha coincidido que me han llegado dos personas diciendo quiero adelgazar para quererme, pero lo que había detrás es quiero adelgazar porque tengo miedo de que mi novio me deje por otra más delgada o perfecta. Crees que este problema de confianza, de celos y de autoestima desaparecería cuando estas chicas adelgazaran los cinco una y los quince otra kilos que querían. Pues no. No desaparecería. Porque el problema no es el peso, el problema son otras cosas. Y estamos trabajando estas otras cosas.

Motivo 4. Si tuvieras una herida en la rodilla no dirías: Ya cuando tenga la herida curada, el mes que viene, mantengo reposo y me la desinfecto con alcohol. Si hicieras eso, no se curaría. Empeoraría. Es tan absurdo como ya cuando esté perfecta me quiero. El amor lo necesitas ahora, no luego.

Motivo 5. Cuando tú amiga está pasando por un mal momento, no la dejas en la estacada y le dices: Y a mí que me cuentas, ya cuando estés bien me llamas y nos divertimos. Le dices: venga hacemos una videollamada ahora mismo lloramos juntas hasta cansarnos y luego recordamos viejos tiempos y reímos juntas hasta cansarnos. Lo que te estás diciendo a ti misma con quiero adelgazar para quererme es ¡Y a mí que me cuentas! Yo no querría una amiga como esa. Quiero una que me apoye en los malos momentos y no me deje tirada.

Motivo 6. Es fácil que te quieran con un vestidazo, unos taconazos y en una primera cita. Y mostrando solo de ti lo bueno. Pero no es fácil encontrar a alguien que esté dispuesto a amarte incondicionalmente. Al que le gusten tus luces y tus sombras. El que te quiera tal como eres y sin querer cambiar nada de ti. Lo primero de mostrar solo lo bueno de las primeras citas es insostenible. ¿Crees que una relación para toda la vida como la que tendrás contigo misma puede sostenerse mostrando y aceptando solo tu mejor cara como si de una primera cita se tratase? Pues no. Pues justo eso significa decir quiero adelgazar para quererme. Es negar una parte de ti, quedarte contigo solo en la primera cita. Y estarás contigo toda tu vida. A pesar de todo te querré siempre con locura. Eso es lo queremos, ¿no?. Pues eso es lo que tienes que darte tu primero.

Motivo 7. Si eres madre, piensa por unos momentos cómo es el amor que procesas a tu hijo. De una locura infinita. Cuando están malitos los mimas, los cuidas y les das mucho amor hasta que se curan. Y luego cuando están buenos, se los sigues dando. No dices ya cuando sea el hijo perfecto lo quiero. Lo quieres con locura aunque lleve una semana sin dejarte dormir por la noche porque se despierta malito con fiebre. Lo mismo con tu autoestima, cuando la tienes dañada es cuando más cuidados necesitas. No luego. Bueno, luego también. Comer sano para tu cuerpo y tu mente puede ser uno de estos cuidados, pero no desde me restrinjo y desde la condición de si adelgazo entonces me quiero; sino desde me quiero y valoro con todos mis defectos y virtudes, por eso como alimentos que hacen bien a mi cuerpo y me doy caprichos que hacen bien a mi mente. Es un cambio de perspectiva que marca la diferencia. Es un detalle sutil que marca la diferencia.

Motivo 8. Te mereces un amor incondicional, no un amor de conveniencia. Un amor de conveniencia es cuando adelgace me querré. Este amor pone requisitos. Y a la mierda todo si no se cumple. Voy a comer bien pero a cambio tu tienes que adelgazar. Es el requisito que le pongo a mi cuerpo, que me pongo a mí. Y a la mierda todo si no se cumple. Un amor incondicional es cuando pese a todo, sea lo que sea, me querré. Porque sí. No hay más razones aquí. El amor propio no es negociable. Ni contigo. Ni con nadie. Ni con la sociedad. Un amor incondicional es aunque crea que físicamente esté en mi peor momento me quiero, me valoro y me respeto porque soy mucho más que eso.

La única manera de tener una autoestima sólida es no abandonarse a una misma en los momentos malos. Porque vendrán momentos malos. Y tendrás que sostenerte. Y en lugar de comernos a dulces esos momentos malos, tenemos que abrazarnos. Y después del abrazo sin necesidad me comeré el dulce por libertad. Y en lugar de castigarnos a yogurt desnatado y edulcorado para pesar menos y querernos, nos cuidaremos a yogurt entero con almendras ya queriéndonos.

Para empezar a quererte lo primero es no decirte quiero adelgazar para quererme. Porque te lo vas a creer. Y también te creerás que cuanto adelgaces vas a quererte. Pero no. Lo segundo para empezar a quererte es empezar a hacer acciones que lo demuestren con un diálogo que lo demuestre. Comer sano para adelgazar porque no te quieres es comer desde el odio. Comer sano para cuidar tu cuerpo y tu mente sin exigirles nada a cambio es comer desde el amor. Y en comer sano también incluyo caprichos, antojos o comer emocional de tarta siete chocolates o de pan con salchichón. Y la mente se relaja. Y el cuerpo te dará. Te lo agradecerá. Y la mente te dará. Te lo agradecerá.

Así que cierra los ojos y cásate contigo misma: Prometo serme fiel, amarme, cuidarme y respetarme, en lo bueno y en lo malo, en la foto buena y en la foto mala, en pijama sin peinara y en vestido con rímel, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida.

Y después de todo esto, quiero que te quedes con algo. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y el autorretrato que he elegido como imagen para este artículo lo dice todo. Para que lo recuerdes siempre. Abrazarse a una misma en el frío invierno. Con lluvia. Con viento. En soledad. Bien enraizada y permaneciendo en el centro sabiendo que la primavera llegará.

No te abandones cuando más lo necesitas.

Te recuerdo que puedes escribirme a: quieroseringenierademivida.com para que trabajemos juntas tu autoestima y que dejes atrás para siempre el quiero adelgazar para quererme más.

Atentamente,

Eva.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Esta web utiliza cookies propias con finalidad funcional y de terceros para realizar tareas de análisis. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies