Cómo deshacerse de la sensación de culpa después de comer algo que no deberías haber comido. Y feliz noche de año nuevo.

Cómo deshacerse de la sensación de culpa después de comer algo que no deberías haber comido. Y feliz noche de año nuevo.

La culpa es una emoción que se siente después de haber hecho algo que ha transgredido una norma o que va en contra de alguna creencia. Esas normas y creencias suelen ser inconscientes y podemos indagar en ellas a través de los pensamientos automáticos que aparecen en tu mente en ese momento. En el momento en que estás sintiendo la culpa.

Detrás de cada emoción hay un pensamiento.

Averigüemos cuál es.

Para ver si es real.

Para ver si es verdad.

Ahora en navidades vas a comer muchísimas cosas que supuestamente están prohibidas, no deberías, son un pecado. Así que, merece la pena buscar ese pensamiento si no quieres que te acompañe esa sensación de culpa durante todas las fiestas.

Imagina que te acabas de comer una de esas cosas. Que comes pasta, pizza, turrón, mazapanes, pan.  Imagina ahora la culpa que aparece después.

El acto es he comido turrón.

La emoción me siento culpable.

¿Y el pensamiento?

El turrón es un pecado no debería haberlo hecho.

Si no sufro no puedo adelgazar y me he dejado llevar por el placer.

El turrón engorda, verás cómo te vas a poner.

Ya la liaste. Siempre tienes que acabar haciéndolo mal.

Hay mucha información en esos pensamientos. Pero voy a intentar hacerlo sencillo y práctico.

QUÉ TIENEN EN COMÚN TODOS ESOS PENSAMIENTOS.

La creencia de que el turrón engorda.

La norma de que no puedes comer turrón porque engorda.

DESMONTÁNDOLO RACIONALMENTE LLEGANDO AL ABSURDO.

Si lo único que comes en un día es una tabla de turrón, ¿Crees que te engordaría? La respuesta es no. No es el turrón, es el conjunto. Asegúrate de que el conjunto sea idóneo y el turrón no tiene por qué engordar.

DEMOSTRÁNDOTELO MEDIENTE UNA EXPERIENCIA CONCRETA Y DE MANERA CONSCIENTE QUE ESO MENTIRA.

Por ejemplo, elige tu porción de turrón favorita y cómetela mañana para merendar. Desayuna tu yogurt con nueces. Come tu salmón al horno con puerros. Y cena tu ensalada de brotes verdes con manzana, queso azul y nueces. ¿Has engordado? La respuesta es no. Pues déjate de creencias absurdas, integra y disfruta.

Espero que puedas vivir en paz la alimentación estas fiestas. Si con este artículo no es suficiente y quieres que te ayude de manera más personalizada. Puedes reservar tus sesiones online en quieroser@ingenierademivida.com, estas fiestas mantendré la agenda abierta para poder estar en los momentos más complicados.

Besos.

Eva.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Esta web utiliza cookies propias con finalidad funcional y de terceros para realizar tareas de análisis. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies